Príncipe heredero de Arabia Saudita: EE.UU. nos pidió que propagáramos la ideología de ISIS - Maule News

Breaking

Post Top Ad

sábado, 31 de marzo de 2018

Príncipe heredero de Arabia Saudita: EE.UU. nos pidió que propagáramos la ideología de ISIS


#MauleNews: En la última continuación de la descarada promoción de un conocido criminal de guerra por parte de los medios de comunicación occidentales, el Washington Post se sentó con el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman (MBS), el jueves pasado para una discusión de 75 minutos (incluso el propio Post publicó previamente un reconocimiento de sus crímenes).

Mientras que el artículo del Post se centra principalmente en la acusación de que MBS tiene al yerno de Donald Trump, Jared Kushner, “en su bolsillo”, la guerra en Yemen y los derechos de las mujeres en el Reino, lo más curioso es el penúltimo párrafo del informe, que dice lo siguiente:

“Al preguntársele sobre la propagación del wahabismo financiado por Arabia Saudita, la fe austera que domina el reino y que algunos han acusado de ser una fuente de terrorismo global, Mohammed dijo que las inversiones en mezquitas y madrazas en el extranjero estaban arraigadas en la Guerra Fría, cuando los aliados pidieron a Arabia Saudita que utilizara sus recursos para impedir las incursiones de la Unión Soviética en los países musulmanes“

¿Qué? ¿Los aliados pidieron a Arabia Saudita que utilizara sus recursos -específicamente, inversiones en mezquitas y madrazas en el extranjero- para impedir que los países formaran alianzas con la antigua Unión Soviética?

Por supuesto, ya se sabía que Arabia Saudita estaba haciendo precisamente eso durante décadas, pero esta es la primera vez que se culpa abiertamente a los aliados occidentales en una entrevista con un importante periódico.

Como The Week explicó en 2015, Arabia Saudita ha gastado miles de millones de dólares “invirtiendo fuertemente en la construcción de mezquitas, madrasas, escuelas y centros culturales sunitas en todo el mundo musulmán. La inteligencia india dice que sólo en la India, de 2011 a 2013, unos 25.000 clérigos saudíes llegaron con más de 250 millones de dólares para construir mezquitas y universidades y celebrar seminarios”.


Los efectos de esta política han sido de gran alcance. Como incluso el experto pro-guerra Fareed Zakaria ha documentado:

“En el sudeste asiático, casi todos los observadores con los que he hablado creen que hay otra causa crucial [detrás del’cáncer’ del extremismo islámico] – la exportación de dinero e ideología de Oriente Medio, principalmente Arabia Saudita. Un funcionario de Singapur me dijo: ‘Viaja por Asia y verás tantas nuevas mezquitas y madrazas construidas en los últimos 30 años que han recibido fondos del Golfo. Son modernas, limpias, con aire acondicionado, bien equipadas – y Wahhabi [la versión puritana del Islam de Arabia Saudita]’. Recientemente, se informó que Arabia Saudita tiene previsto aportar casi US$1.000 millones para construir 560 mezquitas en Bangladesh. El gobierno saudí lo ha negado, pero fuentes en Bangladesh me dicen que hay algo de verdad en el informe”.

La financiación del extremismo por parte de Arabia Saudita ha llegado incluso hasta el Océano Índico. Según The New York Times, Arabia Saudí ha “difundido durante décadas su corriente conservadora del Islam en las Maldivas mediante el envío de líderes religiosos, la construcción de mezquitas y la concesión de becas a estudiantes para que asistan a las universidades”. ¿Es una mera coincidencia, por lo tanto, que el South China Morning Post reportara que fuentes de inteligencia indias están afirmando que cientos de maldivos se han unido a ISIS en Siria?

También sabemos por los correos electrónicos filtrados de Hillary Clinton que Arabia Saudita era casi con toda seguridad uno de los principales patrocinadores de ISIS – y que el bando de Clinton estaba muy al tanto de este asunto.

Mientras que ésta es la primera vez que una figura prominente como MBS ha admitido no sólo que Arabia Saudita extiende su cepa wahabista del Islam por todo el mundo, sino también que se hizo a petición de sus aliados occidentales, hay pruebas de que la afirmación de MBS es un secreto bien guardado de las administraciones norteamericanas anteriores y actuales.

Como escribió el ex embajador de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, en septiembre de 2016, un funcionario saudí admitió en voz baja este hecho poco conocido hace casi dos años:

“Él [el funcionario saudí] explicó que el apoyo saudí al extremismo islámico comenzó a principios de la década de 1960 como una oposición al Nasserismo -la ideología política socialista que surgió del pensamiento del egipcio Gamal Abdel Nasser- que amenazaba a Arabia Saudita y condujo a la guerra entre los dos países a lo largo de la frontera con Yemen. Esta táctica les permitió contener con éxito el Nasserismo, y los saudíes llegaron a la conclusión de que el islamismo podía ser una herramienta poderosa con una utilidad más amplia.


“Bajo su nueva, y sin precedentes, política de honestidad, los dirigentes saudíes también me explicaron que su apoyo al extremismo era una forma de resistir a la Unión Soviética, a menudo en cooperación con los Estados Unidos, en lugares como Afganistán en la década de 1980. Más tarde se desplegó contra los movimientos chiítas apoyados por Irán en la competencia geopolítica entre los dos países”.